MONTE ELGON: DESCENSO A LA CALDERA DE LOS SENECIOS

1 (1)     Superados los 3.000 m en el monte Elgon, las noches son bastantes frías y no es raro que hiele en invierno. Aunque dada la altitud, el tiempo es muy benigno en comparación con otros macizos del mundo. Recordemos que esta montaña está próxima al ecuador por lo que un clima alpino es muy difícil de conseguir, pues se necesitan elevaciones mucho más altas que en cualquier otra parte del planeta.

 

1 (2)     El pequeño y mal trazado camino de acceso a la caldera resume de un modo magistral las expectativas que un viajero-montañero pudiera tener con el monte Elgon. El aislamiento es absoluto, entre horizontes infinitos repleto de altas cumbres. Como mudos acompañantes, se suceden las filas irregulares de senecios. Esta especie encuentra formas muy especiales en las montañas de África del este. Hay una familia gigante aceptada como endémica del monte Elgon que se denomina “dendrosenecio elgonensis”.

 

1 (3)       “Caldera” se suele asimilar, incluso en los topónimos, con “cráter” pero son cosas muy distintas desde el punto de visto vulcanológico. La caldera de colapso característica se produce por el derrumbe de una mole volcánica cuya cámara magmática, tras el vaciado del magma que alimenta al volcán, no ha resistido por diferentes razones. La colosal caldera del monte Elgon es una de las más grandes del mundo –se suele situar como la segunda después del Ngorongoro-. Posee la peculiaridad de estar intacta hasta nuestros días, pues aún no ha sido erosionada de forma relevante. La montaña que la precedió, según los expertos, superó con creces la altura actual del Kilimanjaro.

 

1 (4)     Lentamente, descendemos buscando el fondo de la caldera para disfrutar de sus aguas termales, incluso demasiado calientes para tomar un baño. Los senecios se van apilando o esparciendo según el lugar pero ya no nos abandonarán en ningún momento.

 

1 (5)     A pesar de que vista desde su grandiosidad la caldera parece demasiado homogénea, incluso monótona, nada de esto es cierto. Cualquier espacio inesperado o pequeño valle nos sorprende con una belleza espectacular. Ese es el caso de los torrentes con cascadas que ocasionalmente se abren entre una vegetación endémica.

1 (6)     El árbol del senecio posee unas curiosidades adaptativas lógicas en este entorno. Desde una altitud próxima a los 3.000 m, puede encontrarse más allá de los 4.000 m, por lo que necesariamente está expuesto a un ambiente frío. Las hojas caducas persisten mucho tiempo en caer y se pegan al tronco, entrando incluso en descomposición, con el fin, según algunas versiones, de proteger a la planta de las bajas temperaturas.

 

1 (7)     Hay bastante diversidad de unos árboles a otros. El tamaño de algunos ejemplares de senecios es impresionante. Recordemos que esta subespecie gigante es exclusiva del monte Elgon y puede alcanzar más de siete metros de altura.

 

1 (8)     Tras varias horas de travesía, logramos alcanzar la parte más baja de la caldera en la que confluyen varios torrentes formando un río. Debemos atravesarlo y buscar en la ribera opuesta algunas pozas que se distinguen un poco por el color del agua, levemente diferente al del cauce normal, y por una vegetación también distinta. Por fin nos encontramos en las aguas termales que, en realidad, suponen una excusa para adentrarse y disfrutar de este inmenso espectáculo que nos rodea. El agua es una gran riqueza del Elgon cuya cuenca, sólo en la zona de Uganda, abastece a más de dos millones de personas.

 

1 (9)     El agua caliente se encuentra en unas cuantas surgencias, colaterales al río. Es un líquido abrasivo que apenas es soportable y enrojece la piel en instantes. Estamos en la frontera keniata y es considerada una zona de máximo riesgo por el grupo armado que operó durante años. Al escolta se le nota la concentración y atenta dedicación a su trabajo. Siempre pendiente de movimientos anómalos, con el arma preparada para una adecuada defensa. A pesar de su actitud siempre marcial, pues irremediablemente es un militar con diferentes entradas en combate durante años, al acabar la jornada de trabajo me encontraba con una persona afable, dispuesta a un diálogo cordial y abierto a las numerosas preguntas que me suscitaba, tanto su forma de vida como sus creencias culturales.

Anuncios

MONTE ELGON: APROXIMACIÓN A UN VOLCÁN SINGULAR

2     Al este de Uganda, existe un impresionante enclave montañoso compartido con Kenia que posee una serie de peculiaridades exclusivas. Se trata del volcán extinto más grande África, fruto de la actividad tectónica del Rift y denominado Elgon. El nombre parece derivado de unos antiguos habitantes trogloditas de sus inmediaciones, llamados en masai “elgeyo”, aunque según otras versiones podría proceder de la expresión también masai “Ol doinyo ilgoon”, que significa “la montaña del Pecho”. El caso es que supone un especial deleite disfrutar de las travesías que se pueden realizar en sus diferentes relieves, así como contemplar su exclusiva flora y fauna. Cuando nos aproximamos a la espectacular mole, debemos visitar la catarata Sipi, reflejada en la imagen. En realidad, es un conjunto de tres cascadas que alcanzan los 95 m y que, dependiendo de la época del año, suelen variar ostensiblemente de caudal.

 

3 (1)     El primer día de ascenso nos adentra, poco a poco, en la montaña. Los avances técnicos, que son comunes en nuestra sociedad, van desapareciendo paulatinamente. Cada nueva aldea superior sorprende por la sobriedad en la que sus habitantes desarrollan su forma de vida. Así, hallamos aldehuelas remotas, tan alejadas de los tentáculos del Estado, que prácticamente sobreviven en la autarquía. Quizás el producto más famoso de la zona sea el prestigioso café arábigo que crece muy bien en estos lugares, entre unos límites de altitud que oscilan de 1.600 a 1.900 m.

 

3 (1g)     Para realizar la travesía del monte Elgon, hace años que el gobierno exige escoltas por diferentes motivos. Han ocurrido incidentes mortales con montañeros europeos cuyas causas nunca se han aclarado ni se ha detenido a los autores. Por otra parte, un conocido grupo armado keniata ha violado la frontera en diferentes ocasiones. No obstante, salvo hechos aislados muy graves, la seguridad está garantizada por las extremas medidas tomadas por las autoridades desde la muerte de una alpinista belga en el año 2008. Oficialmente, A pesar de esto y tratando de mostrar una sincera hospitalidad en la zona, se nos recibe con un cartel que nos desea un buen itinerario.

 

3 (2c)     A pesar de ser abruptas y despobladas las laderas del monte Elgon, ocasionalmente sorprende esa infatigable actividad africana que cada día se esmera por conseguir lo necesario para el sustente propio, de la familia o del clan. En las progresivas franjas de vegetación que vamos superando, se desarrolla un frondoso bosque de bambú, de cuyos troncos los autóctonos encuentran diferentes utilidades, especialmente en construcción. Entre los mal trazados caminos, encontramos regularmente nativos realizando labores rutinarias para la subsistencia.

 

3 (2cc)     Debido a la duración de la travesía, que puede superar la semana, y los complementos que debemos llevar, resulta preceptivo la ayuda de porteadores que transportan la carga de montañeros y escoltas –meticulosa restringida a 18 kg por ayudante-. Asimismo, se encargan de abrir el camino de la, en ocasiones, espesa jungla con grandes machetes de cuyo manejo son expertos. En pocos días, hay especies vegetales que producen unos impresionantes tallos capaces de cerrar los escasos e irregulares senderos. Estos trabajadores, con una gran destreza y mucha experiencia desarrollada durante años, saben abrir la vereda de nuevo en la dirección más idónea.

 

3 (2cg)     La vinculación de África con el arma de combate AK-47, el célebre kalashnikov, es proverbial. Se encuentra muy extendida entre la población de ciertos países que, poco a poco, van legislando su uso. En tiempos pasados, he llegado a ser testigo de su venta en mercados públicos; decenas de fusiles apilados a precios económicos como si de una mercancía más se tratara. Incluso ha conseguido ser emblema nacional en estados como Burkina Fasso. Actualmente, Mozambique luce orgulloso en su bandera el símbolo de la fuerza del trabajo y la lucha contra la tiranía, representadas en dual unión: una azada y un kalashnikov. Los combatientes más instruidos consideran el kalashnikov como la gran fuerza de la pobreza para hacerse respetar e imponer la justicia social que desean. Pensemos que en ciertas partes del continente, el marxismo ha tenido un gran predicamento, aunque siempre readaptado a las peculiares connotaciones africanas. Al adentrarnos en selvas, sabanas, ríos y montañas, resulta casi obligatorio ir armado tanto por el bandidaje –que aunque escaso es posible en ciertas áreas- como por los inesperados ataques de animales.

 

3 (2d)     La frecuencia y el tamaño de las poblaciones va disminuyendo, conforme se asciende, hasta desaparecer en las partes altas del macizo. De pequeñas concentraciones de casas a grupitos dispares y finamente chozas aisladas que suelen ser habitadas casi todo el año.

 

3 (2f)     La altura se advierte gradualmente por la fatiga que provoca la creciente carencia de oxígeno en el cuerpo y por la desaparición del tipo de vegetación que encontramos en las partes bajas de la montaña. Una escena frecuente consiste en encontrar niños trabajadores que descansan brevemente, ante la dureza del transporte de leña en el que se esmeran cada día.

 

3 (5)     Tras ir dejando atrás los profundos valles, la parte superior de la montaña empieza a hacerse visible a la vez que más asequible. Resulta emocionante contemplar las cumbres más altas, que superan los 4.000 m, y que aspiramos a hollar en los próximos días.

 

7 (4)     Una de las experiencias más hermosas de África son sus coloridos atardeceres. En un ambiente tan ajeno al que estamos acostumbrados, entre vegetación inescrutable, sonidos variados de pájaros canoros, ululatos indeterminados, rugidos feroces o aullidos divertidos de simios variopintos persiguiéndose, se acaba creando una atmósfera onírica que convierte el instante en irreal y que no siempre puede ser bien reflejado en una imagen.

LOS PEQUEÑOS AFRICANOS: EL ÉXTASIS DEL AGUA COMO DIVERSIÓN

DSCN8285

     En algunos poblados africanos, malacostumbrados por los turistas, los niños empiezan a pedir con picaresca aquello que le ha sido regalado con anterioridad por los visitantes como caramelos, bolígrafos o dinero -normalmente en este orden-. Pausadamente y sin cambiar mi talante, llevo años realizando el mismo ritual cuando esto sucede. Suelo coger mi siempre inseparable botella de agua, entreabrir un poco el tapón y, con un gesto acelerado, me dispongo a regar a los pequeños, salpicándoles el líquido en forma de improvisada lluvia. Sorpresas, carreras, gritos, risas estruendosas… Esto origina una peculiar batalla de consecuencias imprevisibles. Si existe acceso cercano al agua, inmediatamente los pequeños se defienden haciendo lo mismo conmigo, intentando mojarme. En caso contrario, me suelen circundar, tratando de atrapar la botella por cualquier medio, mientras el grupo de los más pequeños tiende a huir y situarse a una distancia prudencial, para contemplar divertidos la escena. El desenlace de la contienda se repite por muy diferentes que sean los enclaves y el tiempo transcurrido. Alguno de los niños serena a los otros y empieza a pedir que le eche agua directamente en la boca para saciar su sed. Después otro lo imita y otro y otro… empiezan a sumarse todos, incluso haciendo cola para degustar el líquido desde la altura. El ambiente es completamente jocoso y al final todos lo pasamos muy bien. Para concluir, nos damos la mano saludándonos cordialmente y, como buenos compañeros de travesura, nos despedimos. Es frecuente que en este último gesto nos miremos fijamente a los ojos mientras decimos nuestro nombre. Me parece una interesante lección para los niños africanos: Deben comprender que hay visitantes –especialmente blancos, esos que tanto llaman su atención para otras interesadas relaciones – que sólo estamos dispuestos a ofrecer agua y diversión cuando se presente la oportunidad.

EL REINO DE BUGANDA: TUMBAS DE KASUBI

3-1     En las afueras de Kampala, capital de Uganda, existe una emblemática colina llamada Kasubi y en ella se encuentran las tumbas de los últimos reyes relevantes de Buganda, incluidas en una impresionante choza de unas colosales dimensiones. La peculiar construcción, junto al arte genuino que la acompaña, han sorprendido desde su elaboración –a finales del siglo XIX- a los más variados visitantes del enclave.

3-2     Buganda ha sido el reino dominante de Uganda –del que deriva el topónimo del país-. Se trata de un grupo tribal muy cohesionado que ha ejercido el poder en la zona desde épocas antiguas. Los reyes fueron venerados y considerados durante siglos como personas sabias. De hecho, ante el avance británico -el reino de Buganda nunca fue invadido- y después de fuertes negociaciones, el rey admitió el servicio de protectorado que proponían las fuerzas coloniales. Cuando se entra en el recinto, se observa una solemnidad y especial respeto ante la tumba de los mandatarios, lo que implica la obligación ritual de descalzarse para la visita.

5-1

     Alrededor de la cabaña principal, se sitúan las viviendas de las mujeres del rey –la práctica de la poliginia es habitual en este pueblo-. Resulta curioso que cada familia con el mismo padre comparte un espacio íntimo separado. Pero simultáneamente existe un ámbito común para que los hijos se relacionen directamente y vayan creando sus lazos de unión en tanto que hermanos. Actualmente, las viviendas están ocupadas por las descendientes de los monarcas que contraen la obligación durante su vida de cuidar el lugar.

 

7     Desde el principio de la visita, se advierte un culto respetuoso por la importante valía del reino de Buganda. A la entrada de las tumbas, se exhiben orgullosos cañones capturados a las fuerzas armadas europeas que intentaron la conquista.

 

9-1c     La estancia está saturada de objetos que se presumen del gusto de los espíritus de los reyes que la habitan. Entre ellos, se incluyen los valiosos tambores para fiestas reales, regalos de la reina británica, efectos personales de los reyes yacentes y otros elementos que evocan las creencias y costumbres del pueblo.

9-2     La continuidad de proyecto dinástico y la infinitud espiritual que la acompaña aparecen simbolizadas por doquier. Esta imagen es la del techo del impresionante recinto y, aunque oscura, recoge simbólicamente y de forma circuar el conjunto de creencias metafísicas que los ancestros de Buganda trataron de legar a su pueblo. Se representan, entre otras cosas, los clanes que componían el reino.

9-3     Los visitantes bugandeses son muy receptivos. Desean acompañar durante un tiempo a sus respetados espíritus. Se trata de estar a gusto en la estancia y disfrutar de esas presencias inmateriales y que ellas, a su vez, se sientan acompañadas. Así, se puede ser invitado a una partida de omweso –una de las variables ugandesas del ubico juego africano de la familia mancala- o simplemente a una amena charla en la que las protagonistas sean las tradiciones y las complejidades dinásticas del reino bugandés.

11     El arte africano acompaña continuamente nuestra visita. Colores vivos y alegres, el lugar no parece fúnebre sino, por el contrario, representa una exaltación a la vitalidad y la alegría, aunque en una clave siempre presente de circunspección.

imagen-564     Lugar en el que reposan los cuatro últimos reyes importantes de Buganda. Según los comentarios de los autóctonos presentes –a los que les encantaba proclamar su cosmovisión a un extranjero-, sus reyes nunca mueren sino que se pierden en la selva como un símbolo de generosidad para permitir que su sucesor continúe el proyecto de su pueblo con nuevas ideas. Lanzas y escudos simbolizan la frondosidad de la selva entre la que se esconden los monarcas de Buganda. Lamentablemente el complejo fue protagonista de una gran tragedia. Pocos días después de mi visita en marzo del 2010, este lugar fue devastado por un tremendo incendio que redujo a cenizas lo que hemos visto en las imágenes. Esta especie de panteón africano quedó destruido por completo. Casualmente, por una suerte de coincidencias inesperadas, me encontraba de nuevo en Kampala en ese momento. Aquella noche y en la calle, la población gritaba y se reunían corros improvisados de personas hablando de forma apasionada y sorprendida, con la característica espontaneidad africana. Me quise informar y me dijeron lo que estaba sucediendo en Kasubi. Me dispuse a asistir al acontecimiento que estaba desarrollándose en la colina e intenté utilizar el medio usual de transporte ugandés, un boda-boda, taxi-moto que por un precio módico se desplaza a cualquier parte de la ciudad. Los que conocieron mis intenciones, me lo desaconsejaron insistentemente y se afanaban en no dejarme marchar, arguyendo que cualquier cosa podía suceder ante un episodio así. Es cierto que en Uganda existe un gran pulso entre un poder político republicano –que no acepta la autoridad de los reyes de Buganda ni de otras partes de país en las que también existen monarquías locales reivindicativas- y las tribus tradicionales que exigen respeto y derechos a sus reyes, en los que confían plenamente. Al final, desistí de acudir al dantesco espectáculo y lo cierto es que las cosas debieron de ponerse complicadas ante la indignación de los partidarios monárquicos por el incidente. Estaban seguros de que se trataba de un ataque provocado. Se produjeron serios desórdenes públicos tras el incendio en los que llegó a haber incluso muertos a causa de los enfrentamientos con la policía. Los seguidores de los reyes culpaban al gobierno y a sus simpatizantes del suceso. El gobierno no daba versión oficial de lo acontecido pero mostraba cierta buena voluntad y sensibilidad con la tragedia al prometer alguna ayuda para la reconstrucción del reverenciado enclave. En cualquier caso, hay importantes elementos perdidos para siempre en el lugar más importante de culto del pueblo bugandés. Reconstruir esa memoria histórica aniquilada resultará prácticamente imposible.

 

ZANZÍBAR: LA ISLA DE LAS ESPECIAS

OLYMPUS DIGITAL CAMERA     Desde el mar, Zanzíbar aparece como una esbelta línea que rompe la monotonía del horizonte. Sin pretenderlo, se produce una especial expectación cuando, poco a poco, se empiezan a distinguir los edificios peculiares de su importante capital: Stone Town… la parte antigua, con una impresionante historia, de Ciudad Zanzíbar. En primer término, cuando nos dirigimos al puerto desde la continental localidad tanzana de Dar es-Salaam, aparece el antiguo palacio convertido en museo, el inconfundible edificio blanco de la derecha que se observa en la imagen.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA     Las diversiones espontáneas de África se manifiestan cada atardecer en el puerto de Stone Town al que acuden muchachos a saltar, nadar y divertirse en grupos improvisados. Aunque se suele denominar “Zanzíbar” a la isla principal, en realidad Zanzíbar es un archipiélago compuesto por tres islas importantes (Unguja, Pemba y Mafia) y numerosas pequeñas: . Unguja es la mayor y la más famosa pero la belleza del resto es mítica entre los navegantes desde la antigüedad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA    El tradicional pasado cultural de Zanzíbar se refleja en una fuerte fe en el islamismo. Además de ser uno de los más importantes puertos insulares swahili, el enclave posee una larga y compleja historia: sultanato, portuguesa, protagonista de la guerra más corta de la historia contra los británicos, protectorado… la isla de las especias ha sido un importante referente del océano índico y cada rasgo del pasado ha dejado indeleble huella en arquitectura y costumbres.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   Tras la jornada de trabajo, resulta impresionante el aporte pesquero del día, con las más variadas y frescas especies dispuestas a ser vendidas por los comerciantes del mercado. Así podemos observar la riqueza de las aguas próximas a las costas de Zanzíbar.

11     En los desplazamientos por la isla, deberemos introducirnos en un inevitable “dalla-dalla”. Un tipo de vehículo difícilmente definible y que responde a la imagen que podemos contemplar, una especie de camionzuelo en cuya estructura de carga se agolpan indiscriminadamente cuantas personas puedan caber. Las protestas son continuas por parte de los usuarios para que no se introduzcan nuevos pasajeros. Pero el lema intrínseco de África consiste en aprovechar el espacio al máximo, hasta niveles increíbles. Las impertinentes incomodidades acaban convirtiéndose en motivo de irrisión, colaborando los interesados en un buen ambiente con sus comentarios y delicadeza. El nombre del transporte, dalla, parece proceder del antiguo coste de la carrera, un dólar.

12     Una de las maravillas de Zanzíbar reside en la exclusiva colonia de colobos rojos (piliocolobus) –especie endémica de Unguja-. El nombre procede de un vocablo de origen griego que significa “mutilado”, puesto que son unos primates que carecen de pulgar oponible y fue algo que despertó especialmente la curiosidad de sus descubridores occidentales.

12h    Entre las maravillas naturales de Zanzíbar, se encuentran los espectaculares y laberínticos manglares. Se trata de una compleja biodiversidad afectada por las subidas de la marea, con una vegetación adaptada y resistente a la salinización que se produce en las aguas dulces del interior. En búsqueda de protección, las plantas se han enmarañado para resistir a las fuertes condiciones adversas de la isla, desde lluvias torrenciales, vientos, huracanes, incluso maremotos. El resultado es una selva impenetrable que resguarda sus secretos para la supervivencia desde hace milenios.

12l     En estos lugares, al igual que tantos otros en las entrañas de África, nos podemos encontrar una integración con una naturaleza tan ajena a nosotros, que resulta algo hipnótica, arrobándonos durante mucho tiempo, inducidos a perdidos pensamientos que recrean la historia que esconde nuestra especie.

13     Minúscula especie de rana encontrada entre los enmarañados manglares. Tanto la fauna como la flora no dejan de sorprendernos en un hábitat tan inusual, determinado por unas características extremadamente peculiares.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA     Al visitar cualquier cultura ajena, hay una serie de factores que sorprenden por inconcebibles en la nuestra. Eso sucede en las zonas más remotas de Zanzíbar, en las que resulta increíble que el cuidado y cultivo de algas sea un importante elemento de la producción local.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA     La marea determina el tiempo de trabajo y cuidado de las plantas acuáticas. Cuando sube el océano, no se percibe absolutamente nada de las elaboradas parcelas a las que simultáneamente abastece para la subsistencia de los nativos. Cada color determina una calidad, maduración, incluso una especie diferente que varía en propiedades y, por consiguiente, en precio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA     Suelen ser las mujeres las implicadas en este tipo de labor. Regularmente, acuden a atender y reparar su parcela que ha podido ser afectada durante la pleamar por diferentes motivos. Es una imagen espectacular de la marea baja contemplar a cientos de chicas rebuscando y mejorando las condiciones de producción con un trenzado más resistente o reponiendo las algas desaparecidas.

15-3      Los manojos más adecuados son arrancados y puestos a secar. Según informaron los nativos, se preparan para la venta farmacéutica y cosmética en Europa y alimentaria en el sureste asiático. Junto a estos productos marinos que representan la segunda posición de ingresos absolutos de la economía de Zanzíbar, la isla suele exportar pimienta, canela, clavo y muchas otras especias que la hicieron célebre en el pasado por el mencionado topónimo: la isla de las especias.

100_1526      El Índico recrea cíclicamente un mar impenetrable cuya fuerza desafían de forma límite aquellas trabajadoras que quieren apurar su dedicación. Esta invasión regular de las aguas es la que determina la vida de las aldeas más distantes y remotas. La cotidianidad se organiza en función de la marea que dirige el tiempo de organización de las actividades que desarrollan sus habitantes.

z-1     En otras imágenes, con el sol poniente, la isla exhibe su impresionante belleza que ha conducido a que en ocasiones sea llamada la isla más bella del mundo. Tal vez haya sido una denominación exagerada, pues habrá atardeceres semejantes en tantos lugares paradisíacos que podemos encontrar en el planeta. Pero, aunque igualables, es cierto que resulta muy difícil pensar que sean superables sus sobrecogedoras puestas de sol.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA     Zanzíbar… la isla de las especias, la isla más bella del mundo, la isla de los manglares, la isla de los colobos rojos, la isla de los secretos mejor guardados… pero, ante todo, un bastión islámico que ofrece con gran hospitalidad su calor a aquellos viajeros que pretendan integrarse en su discurrir cotidiano.

MPUMALANGA (SUDÁFRICA): EL PAÍS DE LAS CASCADAS

 

3-lone-creek-falls-3

     En esta entrada, vamos a referirnos a una bonita ruta que recorre las montañas Drakensberg del norte –montañas del dragón en afrikáans- y que llama especialmente la atención por los numerosos y espectaculares saltos de agua. Nos encontramos en la provincia sudafricana de Mpumalanga. Las siguientes cascadas son muy famosas en la región y cada una de ellas está llena de leyendas e historias increíbles. Cualquier motivo es bueno para darle un hilo conductor a nuestro periplo y adentrarnos en esta impresionante cordillera. Nos proponemos visitar la primera cascada, denominada Lone Creek. Cerca, mientras caminamos por una tortuosa senda, hallamos el primer cartel de advertencia y, seguidamente, una vieja placa que nos ofrece una breve información sobre la catarata y la zona, en inglés y en afrikáans.

3-lone-creek-falls-4

     La primera impresión no es visual sino de un ruido que poco a poco se va haciendo ensordecedor. Cuando por fin se puede contemplar el salto, resulta sin duda sobrecogedor. Una incursión por sus alrededores nos deleita con las diferentes perspectiva de la cascada; desde abajo, desde arriba, incluso alguna otra posibilidad como la de un baño.

3-lone-creek-falls-7

     El salto de 68 m ofrece diferentes panorámicas que resultan de una belleza asombrosa. Esta imagen recoge la caída a media altura. La penetrante humedad y la tupida vegetación que nos rodea son otros atractivos difíciles de obviar.

3-lone-creek-falls-10

     A veces, resulta imposible asimilar la grandeza de los fenómenos de la naturaleza. Eso me sucedió a mí con este salto que me instaba a fundirme con su fuerza, produciéndome unas extrañas sensaciones de insignificancia y plenitud ante su poder.

3-lone-creek-falls-11

   Arrastrado por un extraño y pletórico arrebato, desafiando el poder de la cascada, me animé a aproximarme a la caída para sentir de un modo directo y casi hipnótico su vigor. Debo confesar que en África, la naturaleza me habla con frecuencia en unas claves que me hacen descifrar sensaciones que no podría hacer por mí mismo. Así es como sin pudor, cuando lo creo conveniente, también le hablo directamente a la naturaleza halagando su hermosura, contándole mis impresiones sobre su origen o simplemente exponiendo mis emociones ante nuestro encuentro. África me invita de forma recurrente a una espontaneidad de la que yo mismo me sorprendo.

5-horseshoe-falls

     Algunas cataratas son célebres por su belleza o sus formas pero en una etapa deslucida por la sequía no parecen tan impresionantes. Eso sucede con la cascada Horseshoe (herradura) que a pesar de su pequeña altura en comparación con las demás, ofrece un bonito espectáculo en un entorno inigualable.

7-bridal-veil-falls-3

La catarata de Bridal Veil (velo de novia) es una de las más impresionantes también pero cuando el caudal alcanza unos niveles aceptables. En esta época, el río que con frecuencia se precipita de forma violenta y descontrolada, lleva tan poca carga que sólo forma una cortina tenue en su caída.

9-mac-mac-falls-3

     La presente cascada comenzó a asociarse a los mineros escoceses que buscaban oro por estas tierras a finales del siglo XIX y así empezó a ser denominada, junto al río, Mac Mac. Si observamos bien la imagen, comprobaremos que es una cascada doble, con un ramal que se desploma también 70 m hasta alcanzar el cauce inferior. Con poco caudal, la vena principal se precipita por el salto de la derecha. Tiene una caída bastante limpia que le confiere un aire extraño, semejante al de un poderoso pilar blanco capaz de desafiar el abismo.

11-lisboan-falls-2

     El problema recurrente en la ruta de las cascadas consiste en ser capaces de captar en la misma instantánea tanto la salida como la recepción final del agua en la parte inferior. A veces resulta imposible, otras estamos obligados a malabarismos diversos o arriesgadas proezas para lograrlo. Eso sucede con las cataratas Lisboa, las más altas de la zona con 94 m. A pesar de esta inusual perspectiva, salí contento del trance porque logré sacar, una parte al menos, completa.

13-berlin-falls-2

     El agua de Mpumalanga se vuelve a precipitar por este impresionante salto de 80 m, denominado catarata Berlín. Los nombres europeos que se da a estos accidentes del terreno vuelven a tener su origen en aquellos antiguos pioneros que se adentraron en zonas inexploradas con el objetivo de conseguir oro. Muchos de ellos recordaban con frecuencia y nostalgia sus lugares de origen. Pretendiendo rendir un humilde tributo desde la lejanía, designaban a los enclaves con topónimos familiares y significativos.

14-pinnacle-rock

     No sólo las cascadas son el atractivo de la región. Pinacle, una famosa roca de cuarcita de 30 m, se alza altiva en la garganta de Driekop, densamente tupida de vegetación.

15-driekop-gorge-2

     El río Ngwaritsana se despeña para comenzar un largo descenso hasta el valle, penetrando en el desfiladero de Driekop.

16-gods-window-2

     Soberbia imagen de infinitas montañas y valles. Esta panorámica es muy popular en Mpumalanga y tiene el significativo nombre de God´s Window, es decir, “Ventana de Dios”. Sorprende, en esta zona, las inmensas extensiones abiertas sin ningún rastro de civilización ni huella humana.

17-bourkes-luck-potholes1

     Bourke´s Luck es un enclave geológico que no sorprendente tanto por sus moderados saltos de agua sino por sus formaciones. Se sitúa en la confluencia del río Treur y el emblemático río Blyde. Es un lugar de referencia muy importante en la región que nos será recomendado con frecuencia.

17-bourkes-luck-potholes5

     En este caso, el reclamo más importante para acudir a Bourke´s Luck son las numerosas e imponentes marmitas que ha labrado el agua con parsimonia. Este cañón es de unas dimensiones pequeñas pero posee una característica belleza que determina su celebridad. El lugar fue denominado desde antiguo con una curiosa expresión “La suerte de Bourke” a partir de que el prospector Tom Bourke previera un importante filón de oro en la zona, aunque se suele añadir a la explicación que nunca halló nada. De ahí que el nombre sea más irónico que otra cosa.

20-blyde-canyon

     Imagen final para la reflexión: el grandioso cañón Blyde. Inmenso, sorprendente, único, inabarcable, hermoso… A veces, podemos desear fundirnos con el horizonte en un arrebato en el que nos podemos identificar con uno de los paisajes más bellos que encontramos en la siempre admirable naturaleza salvaje de Mpumalanga.

CULTO EN OUIDAH (BENÍN): EL TEMPLO DE LAS PITONES

3     Ouidah es la capital del vudú en Benín. Estas creencias contienen una abigarrada tradición de culto a la destrucción –a veces incluso a la putrefacción, de la que hacen un espectáculo público-. Pero también incluyen reverencias a ciertos animales vivos por los efectos mágicos y positivos que pueden producir en el destino de las personas. Eso ocurre con las pitones en esta ciudad a las que se consideran reptiles sagrados, portadores de buena suerte a la comunidad como agradecimiento al buen trato recibido.

5-1

     Una vez entramos en el recinto del templo, celosamente custodiado, hallamos los primeros vestigios de los mencionados ofidios. En primer término, el dibujo de una pitón macho.

5-2     Al lado de la anterior representación, podemos ver una segunda imagen, la hembra, que como suele ser común en las serpientes, tiene un tamaño bastante más robusto y de mayor longitud que el macho.

7     Altar para realizar rituales vudúes dentro del recinto. Aunque nos puede llamar la atención, en Benín, primer país del mundo en estas prácticas, es usual que nos encontremos restos de sacrificios en los lugares más inesperados. En este caso, y dada la sacralidad del emplazamiento, hallamos vestigios de inmolaciones en diferentes zonas.

9     Para comunicarse con las almas, existe un complejo ritual según la ocasión y el deseo que haya motivado la ceremonia. Los restos no pueden ser tocados hasta que lo determine un maestro de vudú para no enfadar a los espíritus. En el espacio que rodea el templo, cualquiera de estas celebraciones está dedicada a las pitones y se articulan según fechas o acontecimientos cruciales vinculados con estos ofidios.

11     El templo es de dimensiones modestas, procurando que las pitones se sientan cómodas y con un espacio vital adecuado a sus necesidades, más para relacionarse entre ellas que para impresionar al visitante.

12     Puerta de acceso al templo. Los símbolos con estas serpientes se repiten por doquier. Hay gente que rechaza a estos animales con cierta aversión pero también existen varias culturas que practican la ofidiolatría, considerando a estos reptiles como unos animales con una inteligencia y unas capacidades sobrenaturales.

13-1     En lugares tan especiales como este templo, es frecuente que en la visita sea obligatorio ir acompañado por un ayudante. En el caso de Modeste, fue un magnífico informador con una buena preparación y una gran pasión por las serpientes que con su amena e ilustrada explicación ayudaba a comprender y respetar.

13-2     Cuando se me instó a que rindiera culto a las pitones con una estrecha interrelación con ellas, no estaba completamente convencido de que esa fuerza tan potente, que demuestran con sus movimientos, fuera totalmente inofensiva. De ahí mi suspicacia, mal disimulada en mi rostro. La tendencia natural de la serpiente hacía que intentara enroscarse en mi cuello una y otra vez, aunque de forma pausada. Con la misma parsimonia, invertía mi fuerza con energía para frustrar su objetivo. Para un neófito en herpetología, como es mi caso, el tacto con la piel y el cuerpo de la pitón se me antojó como una fornida masa musculosa cuyo poder resultaba imprevisible. A veces me pareció un robusto bíceps continuado y de extrema longitud. El caso es que el ofidio se mostró dócil y manejable, si bien ya me había informado Modeste que estaba bien alimentado por las raciones que diariamente depositan con este fin en los comederos del templo.

dscn8211     El interior del santuario se compone de una sencilla nave circular y de dimensiones moderadas, carente de cualquier ornamento o mobiliario. Varios grupos dispares de serpientes entrelazadas entre sí son observables en el suelo. También hay unos pequeños peldaños descendentes, comederos y escasos excrementos esparcidos que evidencian una recogida regular de los mismos. Esta es la mejor imagen del recinto que pude obtener. No obstante, pensé que un vídeo podría recoger mejor el ambiente general de la estancia: